salesianos

Quiénes somos

  • El colegio y liceo "La Divina Providencia" participa de la misión de la Iglesia de Montevideo confiada a la Congregación Salesiana en el ámbito de la educación Formal. Consciente de la trascendencia de su misión, la Comunidad Educativa asume su compromiso porque quiere cooperar con la sociedad al desarrollo integral de las personas desde el mensaje y los valores del evangelio. Nuestra acción educativa pastoral trata de insertarse en su entorno geográfico, social, cultural y eclesial, para dar una respuesta adecuada a las necesidades de desarrollo de sus destinatarios en todas las dimensiones constitutivas de su persona, conforma la siguiente fisonomía: · El estilo de nuestro centro · Estilo educativo de don bosco · Ambiente educativo · Relación educativa personal · Presencia - asistencia · Oferta respetuosa de la experiencia de fe · El diálogo fe - cultura - vida · El alumno: centro de la acción · Metodología flexible y abierta
  • En el Colegio y Liceo La Divina Providencia practicamos un método pedagógico típicamente salesiano de convivencia y de comunión, que da un perfil muy particular a nuestras obras: es el Sistema Preventivo. Es el patrimonio de la Familia Salesiana que viene desde la experiencia pastoral de Don Bosco (Italia, 1850) y que desemboca en un estilo educativo original. Su puesta en práctica facilita el clima de familia, establece las mediaciones necesarias para que todo joven crezca en un ambiente acogedor y familiar (“casa”), marcado por la alegría (“patio”); donde pueda desarrollar todas sus potencialidades, adquiriendo nuevas habilidades (“escuela”) y camine siguiendo una clara propuesta de fe (“parroquia”). casa-escuela

    CASA
    La experiencia de la “casa” suscita un ambiente rico de confianza y familiaridad. Exactamente como en familia, el cuidado de los demás por parte de cada miembro es esencial. En el ambiente salesiano, esta atención se concreta en una diversidad de momentos en los cuales uno se siente conocido, querido, profundamente escuchado y comprendido. Dentro de esta relación afectuosa y significativa, los jóvenes descubren que es posible el crecimiento del diálogo y la circulación de los valores.

    ESCUELA
    La experiencia de la «escuela» adquiere calidad cuando ofrece los recursos necesarios para que cada joven desarrolle las capacidades y las actitudes fundamentales para la vida en la sociedad. El niño y el adolescente es el protagonista del propio crecimiento y maduración. En el Colegio lo acompañaremos a crecer integralmente, con una formación académica sólida y flexible, con aprendizajes bien fundados y útiles para la vida.

    PARROQUIA
    La experiencia de la «parroquia» se construye sobre la convicción de que cada joven lleva escrito en el propio corazón el deseo de Dios, el deseo de una vida plena, en la perspectiva unificadora de la fe. La actividad evangelizadora se propone para todo el ambiente, donde la fe es vivida diariamente con espontaneidad y normalidad. Aquellos que aun no han tenido la oportunidad de conocer a Dios y a Jesús, se encontrarán con muchas ocasiones de encuentro y vivencia de la fe, haciendo caminos progresivos de acercamiento a ella.

    PATIO
    La experiencia del «patio» es propia de un ambiente espontáneo, en el que se crean y se estrechan relaciones de amistad y de confianza. En el «patio», entendido como pedagogía de la alegría y de la fi esta, la propuesta de los valores y la actitud de confianza se realizan de manera auténtica y cercana. Es el lugar apropiado para la atención personalizada a cada alumno, el lugar donde la relación con los educadores supera el formalismo propio de otras estructuras, ambientes y roles. Es un lugar donde los jóvenes se pueden mostrar tal cual son.