salesianos

Un Colegio que mira a la felicidad de sus alumnos…

Si ser feliz es una necesidad esencial del ser humano, entonces en la educación de los niños y adolescentes este aspecto no puede estar ausente. Pero también es cierto que hoy día existen muchas maneras diversas de entender qué es “ser feliz”.

Tanto psicólogos, como educadores y muchos pensadores entienden que la felicidad brota “de adentro” hacia afuera de la persona. También Jesús. Y Don Bosco. Por ello en nuestro Colegio Salesiano buscamos traducir en aspectos concretos este enfoque, aplicando el Sistema Preventivo, que es el sistema educativo creado e impulsado por Don Bosco.  Él, ante todo generaba un ambiente global donde el educando se sintiera cómodo, a gusto, contento. Ambiente caracterizado por un clima familiar y de relaciones afectuosas y cercanas entre educador y educando. Ambiente que abriera camino y diera paso a una relación de confianza y de apertura del adolescente hacia el adulto. Y en ese clima el ofrecimiento de múltiples actividades en las que participar, integrarse, sentirse parte de…; actividades que desarrollan y explicitan capacidades, aptitudes, posibilidades de futuro. Con una metodología grupal, asociativa, donde aprende y también desarrolla multiplicidad de rasgos de su persona. Finalmente, este sistema que envuelve su vida cotidiana, llega a lo más importante: el acompañamiento personalizado, en el que aflora y explicita su realidad personal: intelectual, social, familiar, religiosa.

Este sistema que va transformando las personas y la vida de nuestro educando, tiene sin embargo un secreto: lo que da vida, aliento, fuerza y dinamismo a este proceso de crecimiento está en la fe. La fe en una doble dimensión: la fe de que todo alumno tiene una ilimitada capacidad de ser una buena persona, (es el optimismo vital de san Francisco de Sales), y la fe cristiana: la fuerza poderosa de vivir la experiencia de una relación personal, interior, profunda con Cristo Resucitado, con María Auxiliadora, la oración y los sacramentos.

El niño y el adolescente que entra en esta dinámica, genera – como una fuente de agua fresca – la capacidad de ser feliz que empapa su diario vivir.

Éste es nuestro enfoque educativo en el Colegio Salesiano de “La Divina Providencia”


Talenteada